HOMENAJE A LOS ARQUITECTOS LANUS Y HARY

Relevamiento de la obra conjunta e individual de los arquitectos LANUS y HARY para esta red de blogs de difusion patrimonial de los profesionales que actuaron entre los años 1880 a 1930.
Autor:Fabio Perlin
Contacto:archivoperlin@gmail.com

Homenaje a los arquitectos ingenieros Lanús y Hary

Homenaje a los arquitectos ingenieros Lanús y Hary

jueves, 26 de julio de 2012

C.A.B.A / Av.Del Libertador 1902 / Palacio Errazuriz (1918) / René Sergent arq. / Lanús y Hary directores de obra / Museo de Arte Decorativo

Foto:Archivo Museo de Arte Decorativo



Palacio Errazuriz


Matías Errrazuriz perteneciente a una familia chilena de origen vasco, obtuvo en su país influencia política y social.
Fue secretario de la Embajada Chilena en Buenos Aires y supo ganarse amigos a pesar de la tirantez que existía en ese momento entre ambos países.Recién alcanzaría el grado de embajador en 1931 aunque por un breve lapso.Frecuentó en París la Sociedad de Literatos y Artistas y trabó amistad con Anatole France y el arquitecto Le Corbusier entre otras cxelebridades.
Se casó en Abril de 1897 con la entonces viuda de Gregorio Rodriguez, Josefina de Alvear, hermana de Elisa, mujer de Ernesto Bosch.
En Europacomenzaron a adquirir obras de arte de grandes artistas consagrados como El Greco, Giotto, Delacroix, esculturas de Rodin, incunables y manuscritos comprados a los libreros de París o en subastas de grandes colecciones, piezas únicas e irrepetibles que formarían parte de su nuevo hogar.
En París conocieron al arquitecto René Sergent de gran fama local y creador de majestuosas residencias.
Le encargan entonces un palacio a construirse sobre la Avenida Alvear (Del Libertador) sobre un terreno de importantes dimensiones.
La obra fue confiada a los arquitectos locales Eduardo Maria Lanús y Pablo Hary que actuarían como directores de obra trabajando junto a los profesionales europeos H.Nelson, Georges Hoentschel, André Carlhian y el paisajista Achille Duchene, artistas muy vinculados a las obras de Sergent.
Su construcción comenzó en 1911 con materiales traídos exclusivamente de Europa preparados para su directa colocación en obra.Pero a apartir del inicio de la Primera Guerra Mundial todo se haría más lento haciendose más dificil su terminación.
Los estilos que dominaban los distintos salones eran Luis XV y XVI y para la realización de los estucos viajaron especialmente artesanos europeos.
Insolitamente existe una única sala Art Decó que fue realizada por el artista catalán José Maria Sert.
Fue inaugurado en 1917 con toda pompa.Los Errazuriz y algunos de sus hijos vivieron casi veinte años en la residencia donde la mayoría de la sociedad porteña y chilena eran recibidas con la mayor hospitalidad y abierta siempre a conferencias a beneficio y conciertos.
La muerte de Josefina de Alvear, ocurrida en junio de 1935, sumió a Matias Errazuriz en un profundo pesar, recluyéndose en su exclusiva Villa del Zapallar en Chile, desde donde contemplaba en soledad el infinito océano Pacifico.
Cedió el palacio junto con sus obras de arte al Gobierno Nacional que en 1937 lo denominó Museo de Arte Decorativo.
En 1969 la residencia sufre una ampliación siguiendo fielmente la arquitectura original para la proyección de más salas de exposición.La misma tiene su entrada sobre la calle Sanchez de Bustamante.


Fotos:Fabio Perlin (2009)

miércoles, 4 de julio de 2012

C.A.B.A / Avenida Del Libertador 3502 / Palacio Bosch (1918) / René Sergent arq. / Lanús y Hary directores de obra / Embajada de los Estados Unidos

Primer Plano de la escultura a George Washington, frente a la Embajada de EE.UU.

Palacio Bosch


El Dr.Ernesto Bosch (1863-1951), abogado, egresado de la Universidad de Buenos Aires, comenzó su carrera diplomática en Alemania a la que le siguió la de encargado de negocios en Washington.
En la Argentina tuvo varios cargos oficiales hasta su misión en París como Ministro Plenipotenciario desde 1906 a 1910.Antes de su regreso al país, el Dr.Bosch, contacta al renombrado arquitecto francés, René Sergent, para encargarle una residencia en Buenos Aires acorde a la categoría que había alcanzado.
Ambos se reunirían varias veces para definir el estilo más adecuado y seguír paso a paso el proyecto.
Finalmente el Luis XVI fue adoptado como reflejo de la mejor arquitectura francesa.
Los arquitectos Eduardo María Lanús y Pablo Hary fueron los encargados locales de llevar el proyecto a buen puerto, ya que Sergent diseñaba sus obras desde su estudio parisino y las confiaba a los distintos arquitectos locales que se contrataban para construír sus magníficas residencias porteñas.René Sergent nunca vino al país.
Trabajaron excelentes profesionales como André Carlhian, en la decoración total del palacio y Achille Duchene en el desarrollo de los jardínes.Finalmente, el genial Charles Thays le daba la configuración definitiva al entorno completando el diseño de todo el jardín adaptandolo al parque de Palermo.
El Dr.Ernesto Bosch se había casado el 9 de Agosto de 1894 con Elisa de Alvear (1867-1957), hija de Diego de Alvear, sobrina de Torcuato y prima de Marcelo.
Fue una dama dedicada a la caridad y mandó a construír asilos, iglesias, hospitales y conjuntos de viviendas contratando a arquitectos de renombre.Tuvieron ocho hijos: Elisa, Teodelina Rosario, Maria Teresa, Ernesto Luis, fallecido en 1903, Luis Diego Francisco, Susana, Maria Magdalena y Marta Delia.
Era hermana de Josefina de Alvear casada con el chileno Matías Errazuriz, al que Sergent también proyectaría su residencia urbana y los directores de obra serían nuevamente los locales Lanús y Hary.
A pesar de que la Primera Guerra Mundial  retrasó enormemente la obra, la residencia fue inaugurada ostentosamente el 6 de Septiembre de 1918, siendo escenario de innumerables tertulias y reuniones políticas por más de diez años.



Pero quizás la anecdota más insolita corresponda a como la residencia familiar se convirtió en embajada de los Estados Unidos, un poco por unas palabras mal expresadas o por una rectificación tardía de lo que no fue una afirmación.
Mientras Ernesto Bosch y Elisa de Alvear disfrutaban todas las fastuosas comodidades de su mansión, el gobierno estadounidense, buscando una sede acorde y definitiva, puso su mira en el palacio.
Cuenta la historia, que el embajador Robert Wood Bliss agotó todos los medios de persuasión para que Bosch le vendiera la residencia.
Ante la negativa varias veces manifestada de éste de no venderla, Bliss optó una vez más por reclamarselo frente a muchos invitados en una reunión.
Bosch en broma y como queriendo poner un punto final a esta insistencia, dijo que sólo la vendería por una alta suma y deslizó una cifra exagerada y desalentadora para su comprador:Tres millones de pesos.
Algunos dias después recibió el anuncio que el gobierno de los Estados Unidos estaba dispuesto a pagar esa cifra, lo que obligó a un hombre de palabra como Bosch a no poder retractarse y cumplir con su promesa.
Lo más doloroso sería comunicarle a su mufer Elisa que estaban obligados a dejar la casa.
Eran otros tiempos donde la palabra empeñada todavía resaltaba los valores de una persona.
La residemcia fue trasladada al gobierno de los Estados Unidos, el 10 de Agosto de 1929.
De ahí en más la historia es otra.


Datos extraídos de:
Fabio Grementieri
Palacio Bosch
Editarq 2007




El Gobierno de los Estados Unidos tiene terminantemente prohibido que se tomen fotografías de la residencia.